Menú de Navegación

Día 4.

Órdenes mendicantes.

Campamento Interparroquial
Mañana de Torneo Suenan trompetas… se escucha un redoble de tambores a lo lejos… al gallo también, como no… Comienza una nueva jornada en la villa de Sevilla la nueva y nuestros valientes cogen fuerzas con un gran desayuno y una misa que les aportará la energÍa suficiente para afrontar el dÍa.  
El taller de Amancio Ortega Tras una abundante comida con ensalada y san jacobos se deslizaron por equipos por la inmensidad de la finca jugando al Stratego… juego mÍtico donde los haya, ¡con cárcel incluida! A alguno le podÍamos haber dejado allÍ… lástima que no sea legal. Para bajar las pulsaciones, unas horas de piscinas y tirolinas. Después, un señor bajito y gallego vino para proponer a nuestros valientes un nuevo modelo de negocio, Inditex, o algo así decÍa, así que aquí les veis… haciendo camisetas personalizadas.
Velada de Predicadores Para celebrar el fin del dÍa las damas de la corte deleitaron con su canción compuesta para RosalÍa: “Yo tengo un pollo en el horno” Compuesta durante el tiempo de duchas, ayudadas por la inspiración de los vapores del champú. Más tarde bailes, preguntas a los monjes mendicantes y mucha, mucha  diversión…  Buenas noches valientes…
AquÍ uno de los coordinadores desfallecido ante la idea de seguir aguantando a vuestros hijos. CONTINUARÁ…
Inicio Información Jóvenes Matrimonios Cristianos Fechas de interés Noticias Galería Contacto Campamento Interparroquial

Día 4.

Órdenes mendicantes.

Mañana de Torneo Suenan trompetas… se escucha un redoble de tambores a lo lejos… al gallo también, como no… Comienza una nueva jornada en la villa de Sevilla la nueva y nuestros valientes cogen fuerzas con un gran desayuno y una misa que les aportará la energÍa suficiente para afrontar el dÍa.  
El taller de Amancio Ortega Tras una abundante comida con ensalada y san jacobos se deslizaron por equipos por la inmensidad de la finca jugando al Stratego… juego mÍtico donde los haya, ¡con cárcel incluida! A alguno le podÍamos haber dejado allÍ… lástima que no sea legal. Para bajar las pulsaciones, unas horas de piscinas y tirolinas. Después, un señor bajito y gallego vino para proponer a nuestros valientes un nuevo modelo de negocio, Inditex, o algo así decÍa, así que aquí les veis… haciendo camisetas personalizadas.
Velada de Predicadores Para celebrar el fin del dÍa las damas de la corte deleitaron con su canción compuesta para RosalÍa: “Yo tengo un pollo en el horno” Compuesta durante el tiempo de duchas, ayudadas por la inspiración de los vapores del champú. Más tarde bailes, preguntas a los monjes mendicantes y mucha, mucha diversión…  Buenas noches valientes…
AquÍ uno de los coordinadores desfallecido ante la idea de seguir aguantando a vuestros hijos. CONTINUARÁ…